martes, 14 de julio de 2009

Mi lectura de hoy

Hoy estamos así, algunos encerraditos con los niños en casa, otros tratando de seguir adelante tomando recaudos, algunos con la cara tapada por las calles, viendo en los demás potenciales enemigos transmisores de quién sabe que virus que nos ha modificado tanto la vida. Escuchamos información de lo más variada, todas llenas de recomendaciones acerca de como debemos actuar, hacer o no hacer. Algunos dicen que todo es una gran movida comercial, que no es para tanto, otros que dicen llamarse expertos en el tema, nos atormentan con cifras, con casos y con desiciones que toman todo el tiempo; y ahí estamos nosotros en el medio, prestando atención, tratando de no darnos besos, de lejitos nomás... que extraño es vivir así.

Mientras tanto, todo sigue su curso y me sigo sorprendiendo con otras noticias, menos noticia ahora, pero más crueles que cualquier virus y que no cambian nunca, la injusticia, el hambre, la violencia y la falta de posibilidades. Y a veces nos preguntamos, qué podemos hacer para que las cosas cambien... Yo propongo empezar por mirar más al que tenemos al lado, algo tan sencillo como ver lo que nos rodea, salir de la burbuja del yo, ser más educados, respetuosos y solidarios, y transmitir esos valores a los más chiquitos que nos están observando atentos, ver a los demás...

Por algo se empieza y esto no es poco ni es fácil...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada